ASOCIACION
"AMIGOS DA TERRA DE MONTES"

55. TORRE-FORTALEZA DEL CASTRO DE MONTES. SAN MIGUEL DE PRESQUEIRAS. FORCAREI
Torre-fortaleza de Castro de Montes (San Miguel de Presqueiras). Representa la señal de identidad de Terra de Montes. Se construyó la Casa-torre arzobispal por mandato del Gelmírez, primer señor de la comarca, sobre un castro natural, “O Castro”, perteneciente a la parroquia de San Miguel de Presqueiras (Forcarei-Pontevedra), centro geográfico de la comarca-arciprestazgo de Montes. La posesión de esta torre es símbolo de la soberanía absoluta ejercida en estas tierras por los arzobispos de Santiago, era imprescindible para defender y mantener el pleno dominio sobre las gentes y bienes de la comarca, con una situación geográfico-defensiva realmente asombrosa, ya que se trata de una pequeña península que la circunda el río de Presqueiras y a continuación el río Castro, afluente del Lérez.
Torre Fortaleza de Castro de Montes
La Torre de Montes debe su nombre al lugar de asentamiento: un castro celta, utilizado posteriormente por los romanos como campamento fortificado. Estaba destinada a vivienda del Juez-merino, a los servidores y a los soldados-alguaciles para la defensa, el cobro de impuestos y administración de la justicia, levantándose sobre una pequeña península, muy apta para la defensa. Se sabe que en el 1188 fue Juez merino del Castro de Montes D. Suero Froilaz, nieto de D. Pedro Froilaz de la Casa de los Condes de Traba.

Actualmente solo queda de la fortaleza un montón de piedras invadidas por la maleza, que apenas permiten reconocer su estructura. Se puede observar la forma rectangular de la planta de unos 70 m. de perímetro, alrededor de 25m. de alto y 15 de ancho y en el interior del gran patio se levanta la torre principal, con un portón de entrada hacia el noroeste. Los ángulos estaban reforzados por torreones de uno dos metros de espesor, lo mismo que los muros que la circundaban, todavía hoy visibles. Desde el interior partían caminos subterráneos hacia el río. Los restos actuales pertenecen a los siglos XIV y XV, así como a las reconstrucciones llevadas a cabo por los últimos arzobispos Fonsecas y Juan de San Clemente, siendo abandonada totalmente a principios del s. XVII.

El castillo y la torre señorial fue erigido en la zona mas alta, casi en el centro de la península y en vista de los servicios que tenía que prestar, debió de tener dos pisos, bajo y sótano (este para la cárcel), muros de mampostería de piedra de pizarra, troneras, cornisas, gárgolas, almenas, portones de entrada y defensas de cantería labrada.

La fortaleza ardió a consecuencia de un incendio que se declaró en los montes próximos en 1452 y tras ser reconstruida por los arzobispos Alonso de Fonseca II y III, fue destruida en el 1468 por los Irmandiños (Hermandad Pontevedresa), en la lucha de los campesinos contra el poder de la nobleza civil y religiosa, por sus habituales abusos de la época medieval, que saliendo de Pontevedra también destruyeron entre otros, la Torre de Perálvez de Sotomayor a su paso por Tenorio y la fortaleza de Peña-Flor de los Bermúdez de Castro. Se sabe que, a pesar de su reconstrucción y restauraciones, solo mantuvo un estado aceptable hasta 1485, con deterioro progresivo falta seguridad y en condiciones mínimas de habitabilidad, razones para que los jueces merinos se trasladaron a vivir a Soutelo de Montes.

Estas circunstancias contribuyen a que el Juez merino de Montes, Pedro de las Landeras, por orden del arzobispo Santiago San Clemente, contrata la construcción de la Casa-torre Arzobispal de Montes a Xoan da Fonte de Acibeiro en 1602, porque la Fortaleza del Castro solo tenía las paredes, y los jueces continuaron viviendo en Soutelo y ya no se nombra mas la fortaleza del Castro. A partir de entonces Soutelo, se apellida Montes. Tras la creación de actual Ayuntamiento de Forcarei, se utilizó como Cuartel y casa del Concejo municipal. Hoy no existe.

Dentro del recinto amurallado del castro, se edificó la Ermita de A Nosa Señora do Castro, que a mediados del siglo XVII se hallaba en estado ruinoso, con peligro para los devotos, siendo reedificada por encargo del Arzobispo, terminado las obras en 1770. La capilla de Nuestra Señora do Castro, del siglo XVI, es obra de Pedro Arén, José Nieto y Domingo Antonio Sieiro de Cerdedo. El santuario tiene 17 m. de largo y 6 m. de ancho, y una fachada barroca con fórnice que contiene la imagen de la Virgen y en las fachadas hay tres troneras a ras de tierra, desde las que se puede ver el sacerdote y vigilar la entrada del fuerte. Planta rectangular con cuerpo liso, el arco formero y bóveda del presbiterio de piedra. El retablo es pequeño y plateresco, de factura y pintura popular. La imagen de Nuestra Señora do Castro es la patrona, policromada, de unos 50 cm. de altura y de estilo gótico del s. XV.

Desde 1745 se celebra la fiesta el viernes y sábado de la Natividad de la Virgen y los últimos 100 años el día ocho de septiembre,con gran afluencia de devotos en donde se reúnen familias a una comida campestre en el Castro. Es una romería muy concurrida y única en Terra de Montes, en la que la pequeña imagen, llena de valiosos exvotos, sale en carroza tirada por los devotos en procesión, sobre un tosco baldaquino de madera.

Este complejo histórico-religioso, por levantarse en un lugar de fuerte tradición arqueológica, el pueblo atribuye su construcción a los “mouros” y a los churruchaos. Aun hoy son conocidos los vecinos de estas feligresías con el nombre de Churruchaos, ya que algunos de los miembros de esta familia fueron jueces-merinos de Montes y residieron en esta fortaleza. A los Churruchaos se le atribuía cualquier obra importante de origen desconocido. Lo vecinos de Arén (Cerdedo), dicen que los Churruchaos poseyeron una torre o pazo en la localidad de Pazos. Los Churruchaos fueron señores de las comarcas del Deza, Trasdeza y de Borraxeiros y Fernán Pérez de Deza-Churruchao fue el autor material del asesinato del arzobispo Suero Gómez de Toledo el 29 de Julio de 1366 y posteriormente Xuez-merino en el Castro de Montes.

El Castro de Montes, como llave de toda la jurisdicción era muy disputado por los más poderosos magnates de Galicia y en ocasiones lo consiguieron, unas veces por la fuerza y otras por cesión de préstamo (nunca por feudo) de los arzobispos de Santiago. El último Juez-merino fue Alonso de Soto Cortés y Varela Vahamonde de la Casa de Hermosende en Millerada-Forcarei, que después es el primer Alcalde de Forcarei.

Como resumen, podemos decir, que esta Torre-Fortaleza del Castro que mandó construir el Gelmírez, fue la residencia de los jueces merinos y como centro administrativo de la comarca impartía justicia, cobraban los impuestos y en compensación prestaban la defensa de posibles invasores de sus tierras, en nombre del arzobispo de Santiago. Por esta razón se considera que fue “seña de identidad de terra de Montes” durante unos 400 años en el Castro de Montes y unos 200 años más en Soutelo de Montes. Con esta rica historia, es una pena que el Castro permanezca en estado ruinoso, bien merecería, que al menos, se mantuviese limpio de maleza permanentemente, que se diese mas información y que pudiese llegar allí un autobús, sobre todo en los tiempos en que se prodigan las excursiones turísticas, especialmente de jubilados, ansiosos de conocer la historia y el arte de Terra de Montes. El Castro de Montes ocupa un lugar privilegiado y bien merece una atención por las instituciones, aunque solo sea como área recreativa de las parroquias de Presqueiras.

 

Comentarios del ex Presidente de la Asociación Jesús A. Gulías Lamas (2003-2005) en la página web, sobre el significado de restos del Castillo-Fortaleza del Castro de Montes en San Miguel de Presqueiras :

La Página web de TM, pretende dar a conocer los orígenes da Terra de Montes, pasando por la etapa de la Edad Media, donde la Jurisdicción de Montes se configura como tal y pervive durante varios siglos, bajo el patrocinio de los Arzobispos compostelanos, hasta la nueva reestructuración territorial, en el primer tercio del siglo XIX, cuando se constituye la actual división en Provincias, Comarcas y Partidos judiciales.

La mitad de esta Tierra la hereda el Arzobispo Gelmírez de la donación Reina Dña. Urraca y la otra mitad de Pedro III, según las palabras del Rey Fernando II: "...para que daqui en diante a posuedes toda ela con tódolos seus derietos e as súas pertenzas..., para que libremente fagades con ela o que mellor vos pareza...".

Por eso, nuestro propósito en mantener viva la llama de la su historia que nos alumbró durante ocho siglos, haciendo grande esta tierra, ennobleciendo a su gente y consiguiendo que sus hombres y mujeres, sean no solo personas de bien, sino grandes profesionales, especialmente en el arte de la piedra, donde los canteros de Montes, fueron y siguen siendo reconocidos en todo el mundo

Los de Terra de Montes con su larga y singular historia, han forjado lazos de amistad, de fraternidad y de entendimiento. Por tanto, pretendemos continuar conservando el recuerdo de estos acontecimientos, a través de nuestras Xuntanzas y de esta Página, con el compromiso de mejorarla y de buen grado recibiremos todas las sugerencias de los “navegantes”.

 

Castillo do Castro de Montes, según testigos

Plano del Castro de Montes en San Miguel de Prequeiras

O Castro y Outeiro

Volver al inicio de la pagina